Sexo y coronavirus, disfrutar con placer y sin riesgos

Sexo y coronavirus, la sexualidad está cambiando

Sexo y coronavirus, 5 cosas que debes saber te ofrece algunas reflexiones acerca de cómo está influyendo la epidemia del COVID-19 en las relaciones sexuales. Todavía es pronto para ver las consecuencias de esta pandemia en la manera de relacionarnos las personas y las parejas. Pero ya se van percibiendo cambios importantes que apuntan a una profunda transformación en la manera en que entendemos el sexo.

Sexo y coronavirus: sí, hay transmisión sexual

Se están escuchando muchas cosas últimamente acerca del COVID19 y de su posible transmisión por vía sexual. Es obvio que el COVID19 se puede transmitir de persona a persona por contacto corporal y que las secreciones nasales y bucales de una persona infectada son la vía de transmisión. He oído cosas curiosas como que no hay riesgo si se mantienen relaciones sexuales una persona dando la espalda a la otra. O si nos tocamos uno al otro a través de una pantalla llena de agujeros. Esto parece más bien fruto de la fantasía de un «cuarto oscuro» que de algo que pueda tener sentido en una relación sexual normal.

También he oído que en el semen y en las secreciones vaginales se ha detectado COVID y que eso implica que pueda existir riesgo de contagio. No está claro que pueda ser así. Nos encontramos en un momento inicial donde hay muchas interrogantes que no se han estudiado lo suficiente y deberíamos ser cautos tanto con la información que manejamos y compartimos como con nuestro propio comportamiento sexual.

Algo que parece claro es que una persona con anticuerpos COVID (significa que se ha infectado) podría ser portadora asintomática y transmitirlo a otras sin darse cuenta. Es decir, sería una persona sana pero potencialmente transmisora de la enfermedad. En mayo de 2020 esto no se sabe a ciencia cierta por lo que la primera recomendación sensata es comportarnos con las demás personas como si todos pudiéramos ser COVID+.

Sexo y coronavirus, qué se considera transmisión sexual

Responder a esta pregunta es fundamental. Hay que tratar la información que tenemos con prudencia y precisión para evitar transmitir mensajes incorrectos o incluso peligrosos. Muchas personas todavía equiparan mantener relaciones sexuales a la penetración. No consideran que el sexo es bastante más amplio y que puede incluir caricias de todo tipo, besos apasionados, suspiros y jadeos, lametones, masturbación en pareja o incluso el uso de juguetería erótica. Sería más correcto hablar de prácticas sexuales concretas de riesgo con respecto a la transmisión del COVID por vía sexual.

Las relaciones sexuales no se equiparan a coito o penetración solamente. Para empezar estaría bien diferenciar transmisión sexual de transmisión genital pues son dos cosas bien distintas. Nuestro cuerpo está recubierto por un órgano que nos protege del exterior, COVID incluido, que es nuestra piel. Este dato es fundamental porque aporta tranquilidad a la hora de relacionarnos con los demás en actividades de la vida cotidiana. En casa, en el trabajo o paseando por la calle es muy importante saber que podemos estar y sentirnos seguros siguiendo las recomendaciones de protección adecuadas. ¿Cuáles son? Lo resumí en otra publicación reciente mía titulada «Coronavirus y emociones 10 consejos» donde puedes informarte y enlazar a páginas científicas oficiales y seguras con toda la información actualizada.

Nuestra piel nos protege del mundo exterior y es una estupenda barrera natural para el COVID. Pero tiene un punto débil que hay que proteger que son las zonas de mucosa (bucal, nasal, genital y anal)

La piel es un órgano diseñado para protegernos del mundo exterior y es una primera barrea defensiva contra lo que hay fuera. También está inervada por millones de terminaciones sensitivas y nos permite percibir y comunicarnos con el mundo. Existen determinadas zonas de nuestra piel que se llaman mucosas y que tienen la característica de ser más finas y permeables al exterior. Vamos a llamarlas las ventanas por donde puede entrar el COVID19 con facilidad. Esas zonas mucosas son los labios y la boca, las fosas nasales, los ojos, el glande o cabeza del pene y el clítoris y labios menores y la propia vagina de la mujer.

Sexo y coronavirus: vehículo y ventana

La transmisión del COVID de una persona a otra requiere dos condiciones principales: un vehículo y una ventana. El vehículo es el fluido corporal que contiene la concentración de virus suficiente para que pueda darse el contagio. Y la ventana es la zona donde este contacto del fluído de la persona portadora puede atravesar las defensas y transmitirse al otro.

Un dato que no sabemos a fecha de hoy es si la carga viral detectada en todos los fluídos de una persona infectada es suficiente para transmitirse a otra. Este punto es clave porque lo seguro, igual que sucede con el virus del SIDA o VIH (Virus de Inmuno-Deficiencia Humana), es que el virus COVID se detecta en todos los fluidos corporales de una persona que ha sido infectada. Se hallará en la saliva, secreciones nasales, sudor, lágrimas, semen, fluidos vaginales, sangre, orina y heces. Por tanto hay que ser muy cautos en cómo manejamos la información para no aumentar las alertas y la confusión, que ya es grande. Parece bastante probable que la carga viral no sea la misma en todos estos fluidos y que aparezca en una concentración tan baja que no haga posible la transmisión persona-persona salvo en las secreciones nasales y bucales.

Dicho de otra manera, los fluidos «vehículo» que son los que pueden transmitir un contagio son los segregados por la boca y la nariz y deberíamos tener cuidado sólo con ellos. Esto abre una versión del sexo en pareja con limitaciones claras y posiblemente modificará muchos hábitos y preferencias eróticas de muchísimas personas. Como, por ejemplo, dejar de besarnos o de realizar el sexo oral sin protección.

Parece bastante probable que la carga viral no sea la misma en todos estos fluídos y que aparezca en una concentración tan baja que no haga posible la transmisión persona-persona salvo en las secreciones nasales y bucales.

Puede resultar de interés escuchar mi podcast sobre «Sexo Seguro 9 consejos para disfrutar sin riesgos» donde hablo con detenimiento de las prácticas concretas de riesgo con respecto del VIH/SIDA y de cómo lograr disfrutar del sexo sin problemas.

Sexo y coronavirus ¿Hacerlo con mascarilla?

Vamos a señalar las practicas sexuales de riesgo en relación al COVID19 con la información actual que disponemos. Teniendo en cuenta que es segura la infección por la secreciones nasales y bucales se desaconseja cualquier practica sexual relacionada con besarse y menos con lengua o beso profundo. Por otro lado también queda desaconsejada la estimulación de los genitales de la otra persona con la boca o sexo oral sin protección.

Besos en la boca y sexo oral parecen las prácticas sexuales de mayor riesgo si queremos prevenir el contagio sexual por COVID. Por otra parte es claro que una relación sexual implica un contacto cercano e íntimo cuerpo a cuerpo. Es muy difícil estar controlando dónde pones las manos o que parte del cuerpo de la otra persona estás tocando. Un punto de partida podría ser desnudarse separados y darse una ducha previa a la relación sexual. Una vez desnudos, utilizar ambos mascarilla durante toda la relación sexual evitando el acercamiento directo cara a cara. Veo muy probable que el mercado elabore en breve algún tipo de mascarilla «erótica» para este menester pues la demanda de este producto se va a disparar.

Besos en la boca y sexo oral parecen las prácticas sexuales de mayor riesgo si queremos prevenir el contagio sexual por COVID.

El sexo ocasional de una noche o sexo anónimo con distintas personas a las que no vas a volver a ver tampoco es muy recomendable en estos momentos. Desconoces con quien estás. Y más si no se siguen estas recomendaciones de seguridad. Si hay penetración se debería utilizar el preservativo desde el principio. Queda claro que muchas personas siguen practicando sexo inseguro o proponiendo prácticas sexuales de riesgo directamente. Esto no debe asustarnos sino hacernos más selectivos. Puedes detectar a una persona insegura de manera muy fácil, posiblemente te planteará hacer algo incorrecto como besaros sin preocuparos de más o coito desprotegido. Si te encuentras con alguien así debes pensar una cosa lógica: «Si me lo propone a mí lo habrá practicado antes con otras personas». Por tanto esa persona se convierte en altamente insegura y deberías evitar pasar a mayores.

Otras personas exploran, aunque sea de forma temporal, las posibilidades del sexting o sexo virtual o a distancia. Puede ser una opción mejor que no hacer nada o lanzarse a practicar sexo inseguro. Repito que todavía no sabemos mucho acerca del COVID y su transmisión por vía sexual. Y que toda la información disponible deberá ser revisada y actualizada constantemente. Mientras tanto es muy importante tener estas cosas claras y aplicarlas en nuestra vida.

La transmisión de infecciones por vía sexual suele ser seriada cuando se practica sexo ocasional con diferentes parejas. Es decir, que se expande de manera exponencial y el alcance es mayor. Por esto es importante guardar el contacto de las personas con las que has mantenido relaciones sexuales para comunicaciones o avisos futuros si sucediera algún problema.

Sexo y coronavirus: disfunciones sexuales y pareja

La crisis del COVID ha irrumpido en nuestras vidas de forma brutal y nos ha obligado a tomar medidas drásticas como el confinamiento. La vida tal como la conocíamos se ha parado y estamos conteniendo la respiración mientras vamos conociendo mejor a qué nos enfrentamos. La emoción principal que surge a raíz de todo esto es el MIEDO. Miedo, con mayúsculas, a lo desconocido, a la incertidumbre, a la amenaza a nuestra salud y nuestra propia vida.

Sexo y coronavirus son incompatibles. Coronavirus es miedo y sexo debería ser confianza, placer, seguridad y disfrute. Muchas personas están acusando dificultades sexuales en sus relaciones de pareja. La más común es una bajada de la libido y del deseo sexual. Cuando dudas sobre si acercarte y tocar con confianza a tu propia pareja, daros besos y ser naturales es que algo va mal. El miedo bloquea el deseo y lleva a muchas personas a la inhibición apartando el sexo de su vida cotidiana.

El confinamiento durante meses y la incertidumbre también erosionan la salud y la sexualidad queda relegada a un segundo plano. Por ello es muy importante acceder a la información científica sobre las prácticas sexuales de riesgo y evitarlas. Y no forzarse a tener sexo con miedo pues puede provocar desajustes en la respuesta sexual y suceder un «gatillazo» o fallo de la erección o empezar a sentir molestias y dolor en la penetración por no alcanzar una excitación genital suficiente.

La vida tal como la conocemos ya está cambiando. Al igual que es necesario el uso de mascarillas en la interacción social y respetar las distancias de seguridad, también la sexualidad y la manera de vivirla va a cambiar. No debemos dejarnos por el pánico y actuar con coherencia y sentido común. Si has estado con tu pareja confinados y sanos durante dos meses en tu casa y sin contactos de riesgo fuera es seguro mantener relaciones sexuales de forma normal y según apetezca. Si se trata de una persona que no conoces y con la que estás empezando una relación o, simplemente, es sexo ocasional, la mascarilla esta indicada durante el encuentro sexual.

Como siempre es muy importante partir de lo que sabemos. Y lo que sabemos es mucho aunque quedan zonas de sombra importante que van a ir modificando los datos y también como consecuencia los comportamientos sexuales de riesgo. Pronto tendremos acceso a las pruebas de detección para saber nuestro estado de salud. Pronto sabremos más sobre la carga viral del COVID y podremos protegernos mejor. Hasta entonces el mejor consejo es actuar como si todos pudiéramos ser COVID+ y comportarnos en consecuencia. Sin miedo pero con respeto lograremos unas relaciones personales y sexuales satisfactorias, respetuosas y solidarias.

Te agradezco que compartas esta información si la consideras de utilidad e interés para otras personas. También te agradezco de veras que me DEJES TU COMENTARIO al final de este documento para ampliar, preguntar, resolver y difundir más información sobre este tema tan necesario. Gracias, disfruta de la vida y del sexo con seso.

Si necesitas preguntarme cualquier cuestión relacionada con la sexualidad y las relaciones de pareja puedes acceder a mi CONSULTA ONLINE donde estaré encantado de atenderte y responderte de manera individualizada y extensa.

We wish to give thanks to the author of this write-up for this amazing material

Sexo y coronavirus, disfrutar con placer y sin riesgos

You can find our social media profiles , as well as other related pageshttps://catherinecoaches.com/related-pages/