FOLLAMIGOS: MAS QUE AMISTAD ▷ TU Blog de SEXO y SEXUALIDAD

 

FOLLAMIGOS: SOBREVIVE A UNA AMISTAD CON DERECHOS

Las relaciones sexo afectivas están cambiando. Más allá de la pareja monógama, existen diferentes modelos relacionales que están cada vez más presentes en nuestra realidad, aunque sí es cierto que la monogamia sigue siendo la opción más normalizada.
Sin embargo, en lo que a formas de relacionarse se refiere, una idea más extendida y reconocida es que sexo y compromiso no tienen por que ir siempre de la mano. Así, partiendo de esta premisa, muchas personas deciden tener una relación únicamente sexual o de amistad con beneficios sexuales.

 

Sexo y compromiso no tienen por que ir siempre de la mano. Así, partiendo de esta premisa, muchas personas deciden tener relación únicamente sexual o de amistad con beneficios sexuales.

 

¿Es posible tener una amistad con derecho a roce? Lo que conocemos como follamigos y ¿Qué ocurre cuando mezclamos sexo y amistad?

Son algunas de las preguntas que pueden surgir antes de lanzarse a la experiencia de la follamistad o follamigos, o lo que es lo mismo, tener amigos o amigas con quienes se pueden mantener relaciones sexuales de forma habitual sin que exista un compromiso de relación de pareja.

La respuesta a la primera pregunta es que sí, rotundamente. La segunda pregunta es más complicada de responder, por eso este post va dedicado a analizar qué ocurre en las amistades con derecho a roce y algunas claves que posibilitan su existencia.

 

Amistad con derecho ¿Qué implicaciones tiene?

Cuando se decide incluir el sexo en una relación de amistad entendemos que existe cierta confianza entre las personas implicadas; en este caso, nos referimos a personas que deciden dar un giro a su amistad previa e incluir el sexo en ella.
Pero no se trata ni de tener sexo de manera regular con esa persona o de hacerlo una vez sin más, sino de decidir juntos los términos y condiciones de esta nueva etapa en la amistad.
La confianza dará paso a la comunicación, con lo que se podrá establecer el rumbo de la nueva relación y saber en qué terreno se está pisando. Al fin y al cabo se trata de algo entre dos personas, así que cuanto más claras las cosas, mejor.

Aunque no exista un compromiso de pareja ni una exclusividad sexual, las relaciones eróticas siempre implican un vínculo. Este vínculo no tiene nada que ver con el amor romántico, sino más bien con aspectos como la confianza, la comunicación, la atracción o el aprecio. Si esas condiciones se dan entre dos personas que mantienen una amistad, y además ambas partes están de acuerdo en iniciar una follamistad, ¿Por qué no?

Está claro que una de las implicaciones que más pesan a la hora de llevar una amistad con derechos es el cambio que supone para la amistad. Sí, está claro que la relación de amistad no va a ser la misma pero no necesariamente ese cambio tiene que ser a peor. Igualmente, si en algún momento se decide eliminar el sexo de la ecuación ambas partes pueden colaborar y comunicarse para retomar la amistad en el punto donde se quedó anteriormente. Incluir el sexo no quiere decir que cuando decida quitarse la amistad se tenga que romper.

 

Mitos de los  follamigos

Al igual que el resto de relaciones no normativas, la amistad con derechos o beneficios está rodeada de prejuicios y en el inmenso y complejo mundo de las redes sociales y los blogs podemos encontrar contenido desaconsejando su desarrollo. Si bien es cierto que una follamistad puede no salir bien, ningún tipo de relación está libre de ese riesgo. Una buena gestión de la relación siempre nos acerca un poco al éxito de la misma, sea del tipo que sea.

A continuación te dejo algunos de los mitos que aún se extienden sobre la amistad con derechos:

  • Nunca puede salir bien
  • La amistad se estropea
  • Es propio de personas inestables
  • Las personas necesitamos una relación estable y terminar en pareja

Puede que en la mayoría de los casos que hayamos escuchado esta experiencia no resulte positiva ni haya sido una buena idea, viendo sus consecuencias a largo plazo. Sin embargo esto no está ocasionado por el hecho en sí mismo, sino por una mala gestión.

 


Claves para gestionar
la follamistad

Manejar una relación afectiva rara vez resulta tarea fácil. Nadie nace sabiendo y, aunque en las relaciones convencionales nos regimos por una serie de creencias que nos permiten fluir en el día a día (aunque también nos pueden limitar a veces, pero eso es otro tema), cuando se trata de otro tipo de relaciones nos puede resultar más complejo.

Para sobrevivir a una amistad con derecho a roce lo primero que debes saber es que quieres estar en ella, con seguridad. Si te queda cualquier ápice de duda al respecto, será necesario que reflexiones y consideres si te interesa esa relación o estás buscando algo diferente. Recuerda esto: un follamigo no es un puente hacia una relación estable.

Si decides que quieres hacerlo y la otra persona está de acuerdo, es hora de sacar vuestras habilidades de comunicación a relucir. Hablad sobre qué queréis y cómo lo queréis. Además, poner normas y límites es esencial para el desarrollo de la relación. De este modo se evita que se produzcan malentendidos y situaciones dolorosas y difíciles de gestionar.

En definitiva, para transformar una amistad en una amistad con derecho a roce es necesario que las personas implicadas en ello sean muy conscientes de las implicaciones y los términos de su nueva relación.

Y tú, ¿te atreverías a mezclar sexo y amistad? ¿O ya tienes tu follamigo?

 

¿Es posible tener una amistad con derecho a roce o más conocido como follamigo / follamiga?

La respuesta a la primera pregunta es que sí, rotundamente. Simplemente tenemos que saber gestionarlo como os enseñamos en el artículo. Mucha comunicación y tenerlo claro ambas partes.

Siempre acaban mal los follamigos y estropea la amistad

Para sobrevivir a una amistad con derecho a roce lo primero que debes saber es que quieres estar en ella, con seguridad. Si te queda cualquier ápice de duda al respecto, será necesario que reflexiones y consideres si te interesa esa relación o estás buscando algo diferente. Recuerda esto: un follamigo no es un puente hacia una relación estable.
Si decides que quieres hacerlo y la otra persona está de acuerdo, es hora de sacar vuestras habilidades de comunicación a relucir.

¿Qué son los follamigos?

Los follamigos son aquellas amistades con las que además mantienes sexo, sin tener una relación sentimental. Las personas que lo hacen, deciden de mutuo acuerdo tener relaciones sexuales sin involucrar sentimientos de por medio.

We want to say thanks to the writer of this post for this outstanding web content

FOLLAMIGOS: MAS QUE AMISTAD ▷ TU Blog de SEXO y SEXUALIDAD

Visit our social media profiles and other related pageshttps://catherinecoaches.com/related-pages/