Estos entrenadores fueron vetados de los deportes olímpicos por presuntos abusos. ¿Por qué siguen entrenando a niños?

Por Emily R. Siegel, Andrew W. Lehren y Mary Pilon – NBC News

MacKenzie Loesch aún tiene un recuerdo nítido del encuentro que la destrozó.

Fue hace una década. Loesch tenía 12 años y era una estrella emergente de taekwondo -un arte marcial- de un pequeño pueblo de Missouri. Su centro de entrenamiento se encontraba a dos horas de distancia y su entrenador, Thomas Hardin, la llevaba a menudo en coche.

Un día, ella estaba sentada en su auto en una gasolinera cuando, según cuenta, él le entregó una rosa azul. Le dijo que la quería y le pidió que se lo dijera a él también. También afirmó que algún día se casarían, según recuerda Loesch.

[Localizan a una niña posible víctima de abuso en España gracias a tres fotos en redes sociales]

Loesch llevaba el secreto desde los 9 años, mientras ganaba medallas de oro y plata en competiciones de taekwondo y esperaba ganarse un puesto en el equipo olímpico de 2016.

Ese fue el momento en que la situación la desbordó. Envió un mensaje de texto a una amiga y detalló el abuso que, según ella, se prolongó durante casi tres años. 

“Estoy asustada. Ayúdame”, escribió en una transcripción de un mensaje de texto creada por la policía y revisada por nuestra cadena hermana NBC News. “No puedo decirle a mi madre que estoy aterrorizada”, añadió.

Los mensajes de texto iniciaron una batalla de un año para la familia Loesch, que arrunaría la experiencia de Loesch en el instituto y le haría poner fin a su prometedora carrera de atleta.

Tuvieron que lidiar con la policía, los servicios sociales y, finalmente, con la federación estadounidense de taekwondo, el organismo que rige este deporte en el Comité Olímpico de Estados Unidos.

[Gloria Estefan revela que sufrió abusos sexuales a los 9 años mientras estudiaba música]

Hardin nunca fue acusado penalmente, pero Loesch y su familia querían impedir que volviera a entrenar a niños. Al final se dieron cuenta de que se enfrentaban a un sistema que no tenía ningún mecanismo para hacerlo.

“No sé cómo no estar enfadada por ello”, afirmó Loesch, que ahora tiene 23 años.  

Fotos de MacKenzie Loesch de niña en una estantería de su casa de Marthasville, Missouri.Whitney Curtis / NBC News

Millones de niños estadounidenses participan en deportes juveniles cada año, y sin embargo hay pocas salvaguardias para prohibir a los entrenadores con antecedentes de abuso. Los entrenadores juveniles no tienen licencia ni están regulados por agencias gubernamentales, y el único organismo federal que existe tiene un alcance limitado. 

En 2018, el Congreso y el Comité Olímpico de Estados Unidos crearon el Centro para el Deporte Seguro (U.S. Center for SafeSport) para investigar los abusos a jóvenes y adultos en los deportes afiliados a los Juegos Olímpicos.

[¿Fue un “abuso mutuo” lo que sufrieron Johnny Depp y Amber Heard? Muchos expertos lo ponen en duda]

SafeSport puede prohibir que los entrenadores participen en eventos o actividades olímpicas -incluyendo programas juveniles de élite en deportes como el fútbol, el tenis, la natación y el voleibol-, pero no tiene jurisdicción sobre la gran mayoría de los programas deportivos juveniles.

SafeSport ha prohibido permanentemente a cientos de entrenadores, incluido Hardin. Hardin es propietario de su propio centro de taekwondo en los suburbios de Missouri y trabaja con niños y niñas menores de 12 años, la misma edad que tenía Loesch cuando asegura haber sido víctima de abusos.

1651497536 993 Estos entrenadores fueron vetados de los deportes olimpicos por presuntos

Un análisis realizado por NBC News de las personas sancionadas por SafeSport reveló que al menos 10 de ellas parecen seguir entrenando o trabajando con menores a pesar de haber sido vetadas por SafeSport tras haber sido acusadas penalmente de delitos de conducta sexual inapropiada.

Otras 10 personas siguen entrenando o trabajando con menores después de haber sido prohibidas como resultado de una investigación de SafeSport o de un organismo olímpico, como la federación de natación (USA Swimming). Se descubrió que cinco más habían entrenado a niños después de que se les prohibiera hacerlo, pero parece que ya no lo hacen. 

Los entrenadores representan sólo una fracción de los aproximadamente 1,400 que han sido prohibidos por SafeSport, pero los expertos aseguran que ilustran la vulnerabilidad de los aproximadamente 45 millones de niños que participan en deportes juveniles en los Estados Unidos. 

[Los Boy Scouts recibirán $800 millones de una aseguradora para el fondo de víctimas de abuso sexual infantil]

“Si alguien tiene antecedentes de haber hecho daño a alguien en el contexto del deporte, no debería seguir desempeñando ese papel”, afirma David Lee, director de investigación y evaluación de Raliance, una organización dedicada a acabar con la violencia sexual. “Queremos crear sistemas para poder garantizar que los menores estén a salvo”.

Cómo vigilar el deporte

Los modelos de supervisión son muy diferentes para las escuelas y los deportes juveniles. 

En muchos estados, las escuelas están obligadas a llevar a cabo una exhaustiva comprobación de los antecedentes de los nuevos profesores. No existen tales requisitos estatales o federales para los entrenadores juveniles fuera de las escuelas.

Las ligas menores, los equipos de clubes y los estudios de propiedad independiente no entran en la jurisdicción de SafeSport ni en las leyes para prevenir los abusos sexuales a menores en las escuelas públicas.  

“Necesitamos alguna forma de vigilar mejor el deporte”, afirma Elizabeth Letourneau, directora del Centro Moore para la Prevención del Abuso Sexual Infantil de la Escuela de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, en Baltimore.

[“Sufrimos y seguimos sufriendo”: Gimnastas olímpicas denuncian los fallos del FBI en el caso de abusos sexuales]

“Es un poco desafortunado que tengamos que tener una especie de estrategias a medida, como si este grupo vigilara los deportes olímpicos y este grupo vigilara la educación pública”, agregó.

SafeSport se creó a raíz del escándalo de abusos sexuales del equipo nacional de gimnasia (USA Gymnastics) en el que estaba implicado Larry Nassar. 

Larry Nassar en el Tribunal de Circuito del Condado de Eaton en Charlotte, Michigan, el 5 de febrero de 2018.
Larry Nassar en el Tribunal de Circuito del Condado de Eaton en Charlotte, Michigan, el 5 de febrero de 2018.Cory Morse / The Grand Rapids Press via AP file

Su función principal es examinar las denuncias de conducta sexual indebida entre sus deportistas adultos y juveniles e imponer sanciones a los infractores.

Además de los abusos sexuales, también investiga las denuncias de intimidación, acoso, novatadas, abusos físicos y emocionales. La organización tiene jurisdicción exclusiva sobre las denuncias de abuso sexual en los deportes olímpicos. 

SafeSport utiliza un umbral más bajo que el de los tribunales penales a la hora de tomar decisiones: una preponderancia de pruebas en lugar de más allá de la duda razonable. Muchas personas de la base de datos no han sido acusadas penalmente. 

[Un joven que violó a cuatro menores no irá a la cárcel: “No es apropiado”, dice el juez]

Los resultados de las investigaciones se introducen en una base de datos en línea, y la disciplina puede ser impugnada en un arbitraje.

La supervisión de SafeSport se extiende a través de las federaciones deportivas afiliadas al Comité Olímpico de Estados Unidos, desde los torneos de liga apoyados por la federación de bolos estadounidense (USA Bowling) hasta los torneos de tenis de fin de semana organizados bajo la bandera de la Asociación de Tenis de Estados Unidos. 

La organización ha suscitado polémica casi desde el principio. Atletas, entrenadores y senadores han criticado el ritmo de su proceso de investigación y su capacidad para exigir responsabilidades. 

La revisión de NBC News encontró al menos cuatro casos en los que una persona vetada pasó a trabajar o a ser propietaria de un equipo o de una instalación afiliada a los Juegos Olímpicos de Estados Unidos o a uno de los órganos de Gobierno. Al menos un entrenador vetado ha encontrado una forma de seguir participando en los Juegos.

1651497536 850 Estos entrenadores fueron vetados de los deportes olimpicos por presuntos

SafeSport prohibió a Vasja Bajc, un entrenador de saltos de esquí de Estados Unidos, en 2020, pero siguió entrenando en los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 como jefe del equipo checo de saltos de esquí masculino.  

SafeSport no hace comentarios sobre casos concretos. Pero los abogados de la organización han abordado en el pasado la cuestión de los entrenadores vetados que han seguido trabajando con niños.

[Arrestan a empleados de Disney en un operativo por tráfico y abuso de menores] 

Un entrenador que fue expulsado por drogar y violar a un atleta demandó a SafeSport, alegando que su expulsión le impedía ganarse la vida. En respuesta, los abogados de SafeSport dijeron que el entrenador no estaba impedido de trabajar y que, de hecho, podía seguir entrenando. 

“Puede ir al extranjero y trabajar para otro comité olímpico”, dice la moción presentada por SafeSport. “Podría trabajar en un estudio de taekwondo que no esté sujeto a los auspicios del Comité Olímpico de EE.UU. o bajo su competencia”.

Los abogados de SafeSport fueron aún más lejos, diciendo que podría seguir poniéndose en posiciones en las que podría volver a cometer abusos. 

“Puede conseguir un trabajo haciendo otra cosa que sí le ponga en situaciones en las que podría estar tentado de repetir el comportamiento que llevó a la sanción instantánea. Además, la prohibición de por vida, tal y como está limitada, no le impide volver a reincidir. Sólo afecta a la actividad específicamente bajo los auspicios del Comité Olímpico de Estados Unidos”, explicaron.

En respuesta a las preguntas de NBC News, el director general de SafeSport, Ju’Riese Colón, señaló que el esfuerzo para prevenir el abuso en el deporte “requiere un compromiso de la gente en todos los niveles”.

[Un juez confirma la condena de Ghislaine Maxwell por reclutar niñas para que fueran abusadas por Jeffrey Epstein]

“Todas las entidades deportivas que atienden a atletas menores deben seguir las directrices de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) sobre seguridad infantil y adherirse a las mejores prácticas de prevención de abusos, incluyendo la realización de exhaustivas comprobaciones de antecedentes, la aplicación de sólidas políticas de seguridad y la oferta de formación para la prevención de abusos”, recodó Colón.

Ju'Riese Colón, directora general del Centro de Estados Unidos para el Deporte Seguro, en Denver, el 16 de septiembre de 2019.
Ju’Riese Colón, directora general del Centro de Estados Unidos para el Deporte Seguro, en Denver, el 16 de septiembre de 2019.Eddie Pells / AP file

Colón también dijo que la organización “recomienda encarecidamente que todas las organizaciones deportivas revisen nuestra Base de Datos Disciplinaria Centralizada pública cuando examinen a los entrenadores y a otras personas en posición de autoridad, especialmente a los que trabajan con menores”.

Añadió que, aunque su jurisdicción es limitada, SafeSport ha trabajado con más de 900 organizaciones ajenas al movimiento olímpico y paralímpico para impartir formación.

[Militares colombianos admiten haber violado a una menor de edad. Ella no fue la única: hay al menos 100 casos más]

“No creo que las personas que han sido expulsadas de los deportes olímpicos y paralímpicos deban tener la flexibilidad de pasar a la escuela o universidad local de alguien”, opinó Colón en una entrevista. “Esa no era la intención del centro. Es algo que, por desgracia, ha ocurrido al menos 20 veces”, agregó.

Las personas que fueron prohibidas por SafeSport, pero que parecen seguir entrenando o trabajando con niños, representan una variedad de deportes y viven en diferentes partes de Estados Unidos:

  • James Feltus, que fue acusado penalmente en 2005 de varios delitos, entre ellos abuso, negligencia o puesta en peligro de un niño. Se declaró culpable de complicidad. Las redes sociales muestran que una persona con ese nombre trabaja para una liga de baloncesto juvenil en Nevada, en el equipo Las Vegas Punishers. (En respuesta a las preguntas, un James Feltus de Nevada con el mismo segundo nombre y fecha de nacimiento que la persona vetada por SafeSport confirmó que trabaja para los Punishers, pero dijo que SafeSport puso el James Feltus equivocado en la base de datos). 
  • Jimmy Baxley, que fue acusado de abusar de tres miembros de su familia en febrero de 2019. Ahora parece ser entrenador de boxeo juvenil en el gimnasio Heavy Hitters Boxing en Nueva Jersey. Las fotos de un artículo periodístico sobre su arresto coinciden con las imágenes de la página web del gimnasio, así como con sus perfiles de Facebook e Instagram. (Baxley no respondió a los mensajes dejados por teléfono, correo electrónico y texto).
  • Thomas Navarro, que fue condenado en el año 2000 por sodomía y abuso sexual de un menor. Navarro parece estar ahora enseñando a montar a caballo en River Chase Farm en Aldie, Virginia. Una fotografía de Navarro coincide con las fotos de sus perfiles de de Instagram y Facebook de la granja. (Navarro dijo que está demandando a SafeSport y no podía discutir nada en este momento).
  • Robert Barletta, que fue acusado de agresión sexual con intención de violar a una entrenadora en un campamento de hockey. Es propietario de una pista de patinaje sobre hielo, Rodman Arena, en Walpole, Massachusetts, según los archivos comerciales, y de un equipo en una liga juvenil afiliada a la federación de hockey sobre hielo (USA Hockey). (Barletta se ha declarado inocente, según su abogado, Curt Bletzer. “No es culpable de las acusaciones que le hacen”, afirmó Bletzer).
  • Ernest Bolen, que se declaró culpable en 1992 de abuso sexual criminal agravado con adolescentes menores de 17 años. Una página de Facebook para el Beardstown Karate Club and Fitness en Beardstown, Illinois, que está en el mismo condado donde Bolen fue acusado, indica que un hombre llamado Ernest Bolen trabaja allí. (No respondió a las solicitudes de comentarios).
  • Michael Strickland, que fue acusado de delitos de conducta sexual inapropiada. Una página de Facebook del club de baloncesto Rising Stars de Valdosta, Georgia, identifica a un tal Michael Strickland como entrenador, y un portavoz de la liga confirmó que es la misma persona que figura en la base de datos de SafeSport. (Ni Strickland ni el club respondieron a las solicitudes de comentarios). 
  • Heather Adams, que se declaró culpable en 2013 de un cargo de explotación sexual con agravantes por tener relaciones sexuales con un estudiante de 18 años que asistía a la escuela donde ella enseñaba química, según las noticias de la época. El caso se tramitó a través de un acuerdo de sentencia diferida, lo que le permitió evitar la condena al cumplir dos años de libertad condicional. El caso fue posteriormente desestimado. Ahora dirige una liga de hockey para jugadores en edad escolar y mayores llamada Corridor Hockey Association, en Iowa, según el sitio web de la organización y los registros de constitución del estado. Se negó a ser entrevistada sobre la acción de SafeSport, pero dijo en un correo electrónico: “Esto fue hace una década. He sido absuelta de toda culpa, y no hay nada en mi historial, salvo algunas multas por exceso de velocidad”. 
  • Anthony DeSilva, que fue acusado en 2012 de numerosos delitos, incluido el uso de un ordenador para seducir a un niño, pero se declaró sin oposición a un único cargo de uso ilegal de ordenador. Ahora dirige una agencia de ojeadores de hockey juvenil, Top Hockey Prospect, en Acushnet, Massachusetts, según confirmó su publicista, Gail Sideman.
  • Charlie Mercado, que fue condenado por un delito menor de abuso sexual de menores en agosto de 2017 y se le ordenó no trabajar con menores femeninas. Ahora parece dirigir un programa de baloncesto juvenil, Gamepoint Basketball, en Oceanside, California. Un tal Charlie Mercado figura en la página web de la organización como fundador, y su foto coincide con una imagen que apareció en un artículo de la prensa local sobre su detención. (Ni Mercado ni Gamepoint Basketball respondieron a las solicitudes de comentarios).
Las medallas de taekwondo de MacKenzie Loesch en la pared de su gimnasio en Marthasville.
Las medallas de taekwondo de MacKenzie Loesch en la pared de su gimnasio en Marthasville.Whitney Curtis / NBC News

También está Peter Kim, que trabaja en Matchpoint Martial Arts en Brunswick, Ohio. Ha recibido críticas elogiosas de los padres en Google. “El maestro Kim es increíble con todos los niños”, afirma uno.

Pero no sólo figura en la base de datos de SafeSport como inelegible permanentemente para participar en USA Taekwondo: también fue condenado por intento de agresión sexual y fue un delincuente sexual registrado hasta 2013. 

[Filipinas eleva la edad de consentimiento sexual de 12 a 16 años]

El caso se remonta a principios de la década de 2000, cuando trabajaba en un estudio de taekwondo en Medina, a unas siete millas (11 kilómetros) de Brunswick.

Marie, que pidió ser identificada sólo por su segundo nombre por razones de privacidad y por temor a represalias, conoció a Kim cuando tenía 11 años. 

Dijo que a lo largo de los años Kim le hacía comentarios sobre su cuerpo y sobre cómo sería una buena esposa. 

A medida que ella crecía él comenzó a tener más contacto físico con ella y eventualmente se volvió más agresivo. Le frotó la espalda y le metió la mano por debajo de su ropa, según recordó. También entró en el vestuario mientras ella se cambiaba y le metió la mano en los pantalones. 

Después de la primera presunta agresión a los 17 años, comenzó a llorar, pero él abusó de ella siete u ocho veces más.

[La Universidad de Harvard ignoró durante años el acoso sexual de un profesor a tres estudiantes, según una demanda]

“Estaba tan confundida que no sabía cómo gestionarlo. Me costó años y años de terapia entender que él estaba sentando las bases a través del acoso digital durante años para llegar a ese punto”.

1651497536 746 Estos entrenadores fueron vetados de los deportes olimpicos por presuntos

Marie se fue a la universidad, pero él siguió intentando acercarse a ella. Se deprimió y dejó de comer. Tuvo problemas en las clases y en las relaciones. Finalmente se lo contó a su novio de la universidad y luego lo denunció a la policía. En una llamada telefónica grabada con la policía en la línea, Kim admitió haber tenido relaciones sexuales con ella, alegando que no era consciente de su edad. La admisión fue suficiente para una acusación.

Kim fue condenado a seis meses de cárcel en 2003 tras declararse culpable de un cargo de intento de agresión sexual.

Marie y su familia se sorprendieron y alarmaron cuando se enteraron de que Kim seguía entrenando. 

[Esta joven denunció en su universidad cristiana de Memphis que fue violada. A cambio fue expulsada del campus]

“Me hace temer por las adolescentes, las jóvenes de la escuela, y que él siga teniendo esa misma oportunidad que tuvo entonces”, dijo. “Y más que nada me asusta que potencialmente le esté haciendo a alguien exactamente lo mismo que me hizo a mí”, añadió.

Kim no respondió a las repetidas peticiones de comentarios. 

El tormento de Loesch

Después de que la familia de Loesch denunciara el abuso a la policía soportó un tramo brutal. 

Hardin se apresuró a acallar las acusaciones, afirmando a otros miembros de la comunidad de taekwondo que era una mentirosa, según la madre de Loesch, Karen Loesch. Sin ninguna prueba física, la policía finalmente se negó a acusarle. Hardin no respondió a las solicitudes de comentarios.  

[Un juez aprueba la orden de extradición de Julian Assange a EE.UU. y la deriva al Gobierno británico]

Loesch fue remitido a la División de Niños de Missouri, que inició una investigación. Según un informe de investigación revisado por NBC News, Loesch dijo a la trabajadora social que Hardin le tocaba las nalgas o le besaba el cuello. Ella dijo que él lo hacía en su estudio, en su coche y en su casa.

La trabajadora social determinó por preponderancia de pruebas que Loesch fue “víctima de abusos sexuales en forma de caricias/toques perpetrados por Thomas Hardin”. 

MacKenzie Loesch, de 20 años, y su madre, Karen Loesch, en su casa de Marthasville, Missouri, el 9 de marzo de 2020.
MacKenzie Loesch, de 20 años, y su madre, Karen Loesch, en su casa de Marthasville, Missouri, el 9 de marzo de 2020.Whitney Curtis / NBC News

Como resultado, la División de la Infancia informó a la madre de Loesch de que el nombre de Hardin se añadiría al Registro de Seguridad de Cuidados Familiares de Missouri, un registro interno que hace un seguimiento de las investigaciones sobre abusos a niños y ancianos. El registro, en el que pueden buscar los empleadores que contratan para puestos que tratan directamente con niños y ancianos, no es accesible al público.

Todos los estados tienen un registro similar dedicado a mantener los informes y las investigaciones de abuso y negligencia infantil. Suele llamarse registro central, y los organismos de ayuda lo utilizan en las investigaciones de casos de maltrato infantil.

[Dos mujeres que fueron violadas y abandonadas en Los Ángeles murieron por haber sido drogadas, dictamina el forense]

También se utiliza para examinar a las personas que trabajan con niños, adoptan niños o solicitan ser padres de acogida. Ninguna de las bases de datos es accesible al público.  

La policía dijo a Karen Loesch que podía llevar a MacKenzie a otras jurisdicciones donde se produjeron los supuestos abusos -Nueva York y California- y ver si esos departamentos podían investigar. Pero Karen dijo que la idea de viajar por todo el país con su traumatizada hija de 12 años no le atraía. 

Karen dijo que la policía le dijo que podía demandar, pero que eso no resolvería el objetivo de la familia. 

“No queríamos dinero. Queríamos que no estuviera cerca de los niños”, aclaró.

La familia solicitó una orden de alejamiento, que duraría hasta que Loesch cumpliera 18 años.

[Salió a una fiesta y no regresó: hallan muerta a una presentadora de TV en un bosque de Ciudad de México]

En marzo de 2013, Loesch vio a Hardin entre la multitud en un evento de USA Taekwondo en el que competía, lo que también suponía una violación de su orden de alejamiento. La policía llegó y él abandonó las instalaciones, pero el suceso fue demasiado para Loesch. Decidió dejar el taekwondo. 

Premios de taekwondo de MacKenzie Loesch en su gimnasio de Marthasville.
Premios de taekwondo de MacKenzie Loesch en su gimnasio de Marthasville.Whitney Curtis / NBC News

La familia Loesch vive en una zona rural a las afueras de San Luis, y ella se cruzaba con frecuencia con Hardin en Walmart y en los restaurantes locales. Loesch dijo que saber que él estaba cerca le causaba ansiedad y la hacía querer volverse irreconocible. 

“Básicamente cambié toda mi apariencia. Me teñí el pelo. Ya no llevaba gafas, aunque no podía ver. Me vestí de forma diferente. Simplemente no era yo misma en absoluto”, contó.

[“Tenía miedo de que pasara esto”: joven argentina es asesinada en Miami Beach por compañero de trabajo que la acosaba]

Después de dejar el taekwondo, se lanzó a la escuela. Sobresalió en matemáticas y finalmente fue a la universidad a estudiar ingeniería. 

Han pasado más de 10 años desde que cesaron los presuntos abusos, pero está enfadada porque él sigue estando cerca de los niños. 

“He buscado varias veces su estudio y las personas que entrenan allí”, afirmó Loesch. “He deseado tanto enviar un mensaje a algunos de estos padres diciendo: ‘Por favor, saquen a sus hijos de allí. No quiero que les pase nada. Sé quién es. Sé lo que ha hecho”, señaló.

We want to say thanks to the writer of this post for this outstanding material

Estos entrenadores fueron vetados de los deportes olímpicos por presuntos abusos. ¿Por qué siguen entrenando a niños?