Cómo mejorar el sabor de tu semen

Dice el refrán que las manos ociosas son el juguete del diablo y la crisis sanitaria mundial ha puesto quizás demasiado tiempo en quizás las manos de demasiada gente.

El sabor del semen es más una cuestión de lo que no se come que de lo que sí.

Algunos, los más afortunados, se han entregado al cuidado de sus vínculos emocionales, mientras que otros se han dedicado al cuidado de sí mismos, tonificando o reformando su cuerpo en rutinas de ejercicio frente al nuevo espejo de gimnasio: el monitor. Otros reforman sus casas o reparan todo lo que nunca tuvieron tiempo de arreglar, o dedican su tiempo a aprender nuevas aficiones, adquirir nuevas habilidades o prepararse para nuevas profesiones.

Pero más allá hay otros, y no son pocos, que han decidido embarcarse en una investigación muy personal, en la mejora o personalización del sabor de su propio semen. Y la red, cómo no, se está llenando de artículos, vídeos, conversaciones y blogs de todo tipo que intentan satisfacer y dar respuesta a este ansia de saber con recomendaciones dietéticas de todo tipo.

Para la mayoría, víctimas de sus manos ociosas, la búsqueda es más resultado del aburrimiento que fruto de un auténtico interés; que la red está llena de trampas que secuestran nuestra atención no es ya sorpresa para nadie. Pero entre ese ejército de diletantes de este nuevo arte “culinario”, existe un selecto grupo, una especie de comunidad de élite, conocedores del semen, sommeliers de la simiente, para quienes mejorar el sabor de su semen no es sólo una cuestión de curiosidad o de ocio sino una forma de vida.

Para Joseph, por ejemplo, un portero de club nocturno del estado de Washington, mantener su pureza seminal le exige una dieta estricta rica en cereales y frutos secos, a la vez carente en su mayor parte de carne o lácteos. También se hidrata “en exceso” y se abstiene de las drogas, el alcohol y la cafeína. Y aunque su dieta incluye mucha piña, el remedio más socorrido a la hora de mejorar el sabor de la eyaculación masculina, para él “el sabor del semen es más una cuestión de lo que no se come que de lo que sí”.

En otras palabras, que cada uno eyacula lo que come, y no hay cantidad de piña en el mundo que pueda compensar una dieta mediocre. “La basura que entra es igual a la basura que sale”, confirma Dyrk, un treintañero de Ohio que dice haber consumido tanto jugo de piña en la búsqueda de un semen más dulce que terminó con quemaduras en la boca.

La rutina alimentaria de Dyrk no es tan severa como la de Joseph, y tiende a relajar un poco sus rituales cuando no está en una relación o anticipa un próximo encuentro sexual. Pero cuando se pone en serio e intenta obtener los mejores resultados, Dyrk también elimina las carnes rojas y el alcohol y comienza a comer verduras y fruta fresca.

Según la Dra. Shirin Larkhani, médico generalista, aunque el sabor del semen puede variar enormemente de una persona a otra, hay ciertos sabores que son habituales y que pueden encontrarse en el semen saludable.

“Varios fluidos se combinan con el esperma para conseguir el semen, y cada uno influye en la forma en que sabe”, asegura. Los antioxidantes pueden darle un ligero sabor a champiñón, mientras que la fructosa le otorga el toque más dulce. Cuando alguien eyacula, también se añaden otros fluidos corporales desde la glándula prostática y las vesículas seminales, lo que puede alterar de nuevo el sabor y el olor, con un cierto aroma parecido al del cloro debido a los alcaloides.

Según la doctora: “Las verduras de sabor fuerte como la coliflor, el brócoli, el ajo y la cafeína pueden hacer que el semen tenga un sabor u olor desagradables. Mientras que la piña, las naranjas y otras frutas dulces pueden hacer que tenga un sabor más dulce. Esto se debe en gran medida a la forma en que las enzimas de los alimentos se descomponen y afectan a las proteínas, lo que repercute en el olor y el sabor. Sin embargo, esto es muy subjetivo. Así como nuestros gustos varían con los alimentos, es lógico que nuestros gustos en el semen también lo hagan”. Entonces, ¿a qué se supone que sabe el mejor semen?

Al parecer, por los comentarios que pueden leerse en los foros especializados de Reddit, el objetivo general parece ser conseguir que el semen sea lo menos “semenoso” posible. Y por mucho que el folclore popular haya hecho del jugo de piña el santo grial de la dulzura seminal parece que la eliminación efectiva del sabor suele ser la meta más popular entre los devotos de este arte: “Sólo puedo imaginar que un buen sabor es aquel que sabe tan poco a semen como sea posible”, dice Joseph, aunque otro adepto, Jonathan, añade que “no todo es cuestión de sabor; también hay que considerar la consistencia”. Según él es lógico pensar que si consideras que el semen tiene un mal sabor lo peor que puedes hacer es concentrarlo con una hidratación deficiente.

Algunas frutas, verduras y especias como el apio, el perejil, la canela, la nuez moscada, la piña, la papaya o las naranjas, no sólo eliminan el amargor natural del semen, sino que también pueden mejorar tu salud física.

“Estar hidratado o deshidratado tiene definitivamente un efecto en el sabor de tu semen; cuanto más hidratado estés más suave será el sabor. Las dietas más saludables tienen más probabilidades de producir un semen de mejor sabor y menos amargo”, asegura la doctora Diana Gall. 

Según ella, “Nuestros cuerpos suelen funcionar muy bien a la hora de distinguir qué olores y sabores no son los correctos. Podemos, por ejemplo, oler cuando la carne se ha estropeado o cuando algo está podrido en la nevera”, explica. “Del mismo modo, si el semen huele a podrido, resulta muy desagradable o sabe a pescado, entonces algo no está bien. Puede ser resultado de una infección y sería conveniente buscar consejo médico”.

Ninguna noticia, entonces, es la mejor noticia. “Mientras todo ocurra sin incidentes y sobre todo sin comentarios tipo ‘Uf, esto sabe asqueroso’, para mí ya es suficiente”, asegura de nuevo Jonathan. Otros, como Joseph, aspiran a algo más: “Yo es que voy por ahí con la sensación de que soy mucho más puro que el resto, hombres cuyo semen está corrompido mientras que yo me siento casi etéreo por las diferencias entre nuestras corridas”.

Así que, en resumidas cuentas, aunque no existe ninguna evidencia científica seria, parece ser que las prácticas de higiene adecuadas, así como una dieta y un estilo de vida saludables, pueden hacer que el sabor y el olor sean ligeramente más apetitosos.

Añadir más frutas a tu dieta no te va a hacer daño, y algunas frutas, verduras y especias como el apio, el perejil, la canela, la nuez moscada, la piña, la papaya o las naranjas, no sólo eliminan el amargor natural del semen, sino que también pueden mejorar tu salud física. Un pequeño esfuerzo que tiene todo a favor y nada en contra. ¿Te animas a probarlo? Estaremos encantados de que compartas con nosotros tus resultados.


We wish to thank the writer of this write-up for this incredible web content

Cómo mejorar el sabor de tu semen

We have our social media profiles here as well as additional related pages here.https://catherinecoaches.com/related-pages/